[object Object]

50 sombras de Grey debuta en el cine con más sombras que luces

50 sombras de Grey debuta en el cine con más sombras que luces

Crítica periodística de la película 50 sombras de Grey protagonizada por Dakota Johnson y Jamie Dornan.

Escrito por: Ivana Nazareno

El ansiado estreno de la película 50 sombras de Grey basada en la trilogía best seller escrita por la británica E. L. James sencillamente es mediocre.

Un rotundo fracaso de dirección a cargo de Sam Taylor-Johnson, que devino en una sucesión de clichés, infundamentados recortes mal elegidos del libro original, y una sensación de incomodidad al sentir el paso de los eternos minutos sin que la acción ni la esencia de la historia comenzaran siquiera a transcurrir.

De por sí el primer libro de la saga no es una joya en extinción de la literatura, pero hay que reconocerle a la autora que narra una atípica historia de amor entre dos personajes solitarios, insatisfechos sexual y emocionalmente, que en plena contradicción de sus pulsiones más internas logran reinventarse el uno al otro y enamorarse.

De esta forma, la novela que tan a la ligera es catalogada como erótica o porno suave, en realidad no es más ni menos que una comedia romántica con tintes de sadomasoquismo, en donde las fustas, látigos y demás juguetitos se van esfumando al pasar las páginas y capítulos, transformándose en encuentros de sexo vainilla, charlas de la vida y risas.

El filme sólo ha aportado más sombras que luces, al no poder profundizar ni en las estructuras psicológicas de un hombre sesgado por sus serios problemas para relacionarse originados en su doloroso pasado, ni en la evolución de una mujer insegura que da inicio a su vida sexual.

Más allá de algunos encadenados de tomas sugerentes, la aclamada puesta en escena erótica ha sido propia de una película de clase B o de una obra de teatro amateur, y de una falta de química y compromiso actoral insospechados.

50 Sombras de Grey no logró captar una narración sencilla, y se hundió sin posibilidad siquiera de manotazos de ahogado en una aburrida secuencia de miradas, música y ambientación, con un equipo de actuación que, por momentos, dejaba mucho que desear en su profesión.

Dakota Johnson es quizás quien más resalta interpretando a una Ana Steele natural, pero sin los matices necesarios para dotarla de la energía con la cual el personaje original logra enamorar al acaudalado Christian Grey.

Jamie Dornan por otra parte, tenía el papel más difícil de su incipiente carrera: conseguir convencer a millones de mujeres que idealizaron hasta al hartazgo a este excéntrico, misterioso y oscuro protagonista.

A su favor se le puede valorar que hizo el intento, pero no alcanzó a cubrir las expectativas que un buen actor hubiese logrado. Dornan le dio vida a un Sr. Grey carente de la frialdad, necesidad de control, vulnerabilidad, celos y complejidad propios del personaje de la novela original.

La única tenue y difusa lucecita que se pudo vislumbrar ocurrió recién pasados los primeros 100 minutos del film, cuando el actor protagonista parece haberse dado cuenta que debía actuar, y su rostro compuso ciertos atisbos de gestualidad y contradicción. Dakota simplemente aprobó raspando su rol.

Los personajes secundarios bien podrían haber sido extras que deambulaban por las escenas sin pena ni gloria. Ninguno aportó ni quitó nada interesante en la trama principal.

Al llevar a la pantalla grande fascinantes libros, en algunos casos se han logrado excelentes versiones como la mega conocida saga de Harry Potter o el Señor de los Anillos, o bien regulares tirando a aceptables como It de Stephen King

Pero en el caso de 50 Sombras de Grey, realmente han conseguido destrozar un libro de sobremesa que, como se dijo inicialmente, no es para deslumbrar mentes inquietas, sino más bien para pasar un rato distendido con líneas simples y amenas.

En palabras del maestro del teatro Stanislavski “En arte, la tesis debe transformarse en idea espontánea, en sentimiento”.

A Cincuenta Sombras de Grey fue justamente lo que le faltó: sentimiento, pasión y entrega.

Esperemos que Cincuenta Sombras más oscuras los tenga, aunque sea en pequeñas dosis.

 

Seguro te interesa:

Christian Grey de Colección

Trilogía 50 Sombras de Grey con estuche y tapa dura

en Amazon. Más info aquí.

Grey en Amazon

 

Conceptos Claves:

Autor

Ivana Nazareno
Ivana Nazareno

Ivana Nazareno es una periodista nacida en la ciudad de Rosario. Se especializa en generación de contenidos y nuevo periodismo. Es una apasionada del emprendedurismo, de las relaciones humanas y de cómo éstas y los aspectos psicológicos afectan a los proyectos y negocios. Desarrolla además artículos periódicos para Dattamagazine y Viarosario Ha dictado diversos webinars acerca del uso de Redes Sociales, tanto en nivel inicial como avanzado, ante audiencias de más de 350 asistentes.

Tambien te puede interesar:

Deja un comentario